El gasto sanitario en España se sitúa entre los más bajos de la Unión Europea, pero esto no hace que los ciudadanos tengan una peor salud, sino que, por el contrario, son los que mayor esperanza de vida tienen de toda Europa e, incluso, gozan de una mejor salud en muchos aspectos que el resto de sus homólogos europeos. Así se desprende del 'Informe sobre el Estado de Salud en España', realizado por la Comisión Europea, la Organización por la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE), y el Observatorio Europeo para los Sistemas de Salud y Políticas, presentado en Bruselas.

Los principales motivos por los cuales el sistema sanitario español es uno de los más eficientes de Europa son, tal y como ha explicado el analista en el ámbito de Salud de la OCDE, Cristian Herrera, por el "sólido" sistema de Atención Primaria, la puesta en marcha de medidas de prevención y el sistema de ambulatorización, entre otros.
 
Y es que, en 2017 el gasto sanitario per cápita en España se situó en los 2.371 euros, lo que supone un 15 por ciento por debajo de la media europea, de 2.884 euros. Además, el gasto sanitario supuso el 8,9 por ciento del PIB, mientras que la media de la Unión Europea fue del 9,8 por ciento; y el gasto público representó el 71 por ciento de todo el gasto sanitario, cuando en Europa fue el 79 por ciento.
 
No obstante, el informe ha puesto de manifiesto que en los próximos años y décadas el envejecimiento de la población y el crecimiento económico moderado añadan "presión" al gasto público en salud y cuidados. De hecho, está previsto que el gasto público aumente en 0,5 puntos porcentuales del PIB entre los años 2016 Y 2070, y el gasto en cuidados a largo plazo en 1,3 puntos.
 
Al mismo tiempo, en el trabajo se ha avisado de que los gastos directos están "muy por encima" de la media del 16 por ciento de la Unión Europea, situándose en España en el año 2017 en el 24 por ciento. Este coste se debe fundamentalmente a los copagos en medicamentos y a los dispositivos médicos utilizados fuera del hospital, así como a la atención dental.
 
"El gasto de bolsillo de los ciudadanos es uno de los principales desafíos del sistema sanitario español", ha dicho Herrera, para destacar la necesidad de que se destinen más recursos públicos para mejorar la cobertura y accesibilidad de la población a los medicamentos genéricos.
 
En este punto, el informe ha reflejado que entre los años 2009 y 2014 el porcentaje en volumen de fármacos genéricos en el mercado farmacéutico se duplicó pasando del 24 al 48 por ciento, permaneciendo relativamente estable desde entonces, con un nivel cercano a la media de la Unión Europa (50%), pero "muy por debajo" de otros países como el Reino Unido, por encima del 80 por ciento.
 
Por otra parte, el trabajo ha corroborado los datos publicados recientemente por el Ministerio de Sanidad en el informe 'Esperanzas de vida en España, 2017', en el que se señala que la esperanza de vida es la "más elevada" de la Unión Europea, situándose en los 83,4 años mientras que la media de Europa es de 80,9 años.
 
Asimismo, aunque en este aspecto hay desigualdades en función del género y de la posición socioeconómica, estas son "menos pronunciadas" que en muchos otros países europeos. Al mismo tiempo, pese a que los españoles sufren muchas enfermedades crónicas y discapacidad en la vejez, el informe elaborado por los organismos europeos ha evidenciado que los ciudadanos de España pueden esperar vivir unos 21,5 años más cuando alcanzan los 65 años, lo que supone 1,5 años más que la media europea.
 
Las tasas de mortalidad evitable en España se encuentran también entre las más bajas de la Unión Europea, impulsadas por el bajo índice de muertes por cardiopatías isquémicas, accidentes de circulación y otras muertes accidentales, así como por enfermedades relacionadas con el alcohol, si bien la mortalidad por cáncer de pulmón es similar a la media europea. Las causas tratables de mortalidad también están entre las más de bajas de Europa, lo que, a juicio de los responsables del informe, indica que el sistema sanitario español es, en general, "eficaz" en el tratamiento de las personas con afecciones potencialmente mortales.
 
En relación a los factores de riesgo, en España más de un tercio de las muertes se atribuyen a factores de riesgo de comportamiento como la alimentación, el consumo de alcohol y el sedentarismo, si bien la proporción de ciudadanos que llevan este estilo de vida es "ligeramente menor" que la media la Unión Europea.
 
Respecto a este aspecto, Herrera ha informado de que en 2017 murieron en España 67.000 personas como consecuencia del tabaco, 52.000 por una mala alimentación (por ejemplo escasa ingesta de frutas y verduras y un consumo elevado de azúcar y sal), 32.000 por consumo de alcohol y 9.500 por sedentarismo.
 
Si se desglosa por estos factores, las tasas de tabaquismo entre los adultos españoles siguen siendo superiores a la mayoría de los países de la Unión Europea, aunque España tiene menos problemas relacionados con el consumo excesivo de alcohol. En obesidad, los españoles también suspenden respecto a la media europea, ya que se calcula que el 20 por ciento de los adolescentes es obeso o tiene sobrepeso, porcentaje que se sitúa en el 17 por ciento en Europa.
 
Finalmente, el informe ha reflejado que aunque el número de médicos, enfermeros y otros profesionales que trabajan en el Sistema Nacional de Salud ha aumentado en los últimos años, una parte "importante" de ellos tienen contratos temporales, lo que aumenta la tasa de rotación del personal.
 
"Hay una inquietud creciente sobre la escasez de enfermeros y médicos, en particular de médicos de familia, ya que muchos se aproximan a la edad de jubilación. La elaboración de políticas de educación y capacitación médica más coherentes se ha visto obstaculizada por la falta de una visión clara y compartida entre las autoridades educativas y sanitarias sobre las necesidades a medio y largo plazo", han destacado los autores del estudio.
 
En cuanto al papel de los enfermeros en la prestación de algunos servicios, prosiguen, este se amplió en el año 2018 para aumentar el acceso a la atención y mejorar sus perspectivas profesionales, así como las tasas de retención.
 

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha advertido de que las personas con discapacidad experimentan "quiebras sustanciales en el goce y disfrute del derecho humano a la vivienda", a pesar de estar contemplada esta realidad de forma específica en tratados internacionales y en la propia Constitución.

Según ha informado el CERMI así lo ha trasladado la entidad en respuesta a un cuestionario del relator de Naciones Unidas para una Vivienda Adecuada, en el que pone como ejemplos de textos legales que consagran este derecho el Pacto Internacional de los Derechos Sociales Económicos y Culturales, el Convenio Europeo de Derechos Humanos, la Carta Social Europea Revisada, la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Nueva Agenda Urbana.

En este sentido, el Comité reconoce "los progresos normativos a nivel estatal", pero pone el acento en que la regulación en vivienda "sigue sin acomodarse totalmente" a los mandatos de los tratados internacionales de derechos humanos, "lo que debe corregirse, a tenor de las diferentes recomendaciones que ha realizado España a Naciones Unidas".

Así, el CERMI considera que existe "inseguridad jurídica" para hacer efectivo el derecho humano a la vivienda, por lo que pide que se promueva una regulación que "contenga y otorgue efectividad, especialmente en el ámbito judicial, a las decisiones de los órganos de tratados internacionales de derechos humanos".

Además, la entidad reclama al Estado español que impulse "un plan de desinstitucionalización que afecte de forma transversal a las políticas de vivienda y de atención a la dependencia, con dotación presupuestaria suficiente, con el fin de garantizar la vida independiente con los apoyos necesarios".

A su juicio, también urge a "eliminar las barreras de acceso a la justicia que siguen sufriendo" las personas con discapacidad, lo que "dificulta que puedan acudir a los tribunales en igualdad de condiciones en situaciones de desalojo forzoso o cuando una comunidad de vecinos se niega a realizar reformas para acabar con barreras arquitectónicas que impiden a las personas con movilidad reducida entrar y salir libremente de su hogar".

De este modo, pide que se ejecuten "todas las acciones encaminadas" a garantizar el derecho a una vivienda digna a las personas con discapacidad, porque "no tener hogar es mucho más que estar sin techo, porque vivir en un hogar, en una casa, conlleva muchos más puentes y enlaces que la sola existencia de unas llaves y un edificio de ladrillo".

https://elderecho.com/cermi-traslada-la-onu-las-personas-discapacidad-sufren-quiebras-sustanciales-derecho-la-vivienda

acidad que no se ve’, el primero de los actos con los que el Ayuntamiento de Manzanares se suma a la celebración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad (3 de diciembre).

‘La discapacidad que no se ve’ fue el título de la mesa redonda celebrada en la tarde del jueves. Una mesa redonda en la que participaron, además de la concejala de Servicios Sociales Prado Zúñiga, expertos y pacientes de las enfermedades que fueron tratadas en la misma: la diabetes y la fibromialgia y síndrome de fatiga crónica.

“Hay personas que tienen discapacidades o limitaciones que no se ven a simple vista, pero que están ahí. Por eso este año queríamos dedicarles un día a visibilizarlas para que, de esta manera, pudiéramos analizar cómo mejorar o aliviar estas sintomatologías y abordar cómo hacer que las personas que las sufren puedan vivir con ellas”, indicó Zúñiga.

Licenciada en psicología y representante de la Asociación de Enfermos y Familiares de Enfermos de Fibromialgia y Fatiga Crónica de Ciudad Real ‘FibroReal’, Carmen Morales fue una de las encargadas de aportar su visión sobre estas discapacidades que no se ven desde el punto de vista profesional. Entre otras cuestiones, abordó “el impacto emocional” que supone que el resto de la sociedad “no reconozca determinado grado de discapacidad” en los pacientes.

La diabetes

Además de como experto, el enfermero pediátrico Alfonso Muñoz también ofreció sus impresiones como diabético. Miembro de la Federación de Asociaciones de Diabéticos de Castilla-La Mancha (Fedicam), descartó rotundamente que su enfermedad deba ser identificada como una discapacidad. “Una cosa son las complicaciones derivadas de los años de evolución o del mal cuidado que desencadenan una serie de limitaciones o problemas, pero de ninguna manera podemos ligar la diabetes a la discapacidad”, señaló.

En la mesa redonda también intervinieron dos personas que forman parte del Consejo Local de la Discapacidad: Juani Jurado y Toñi Jiménez. La primera, presidenta de la Asociación de Diabéticos de Manzanares (Adima) resaltó la importancia de que se celebren este tipo de eventos “para visibilizar estas enfermedades”. Mientras que la segunda, presidenta de la Asociación ‘Punto XIX’ de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica de Manzanares, indicó que su enfermedad es “invisible e invalidante”.

https://www.lanzadigital.com/provincia/manzanares/manzanares-da-visibilidad-a-la-discapacidad-que-no-se-ve/

Joomla templates by a4joomla